Reciba las últimas novedades directamente en su inbox
MENU

Transformá la experiencia de trabajo híbrido de tus colaboradores en 7 pasos

 Transformá la experiencia de trabajo híbrido de tus colaboradores en 7 pasos

El impacto del COVID-19 en el lugar de trabajo será duradero y no habrá una recuperación instantánea a como eran las cosas antes. Entonces, todo lo que suceda a continuación debe manejarse con delicadeza.

Durante más de 20 meses, los empleados han reequilibrado sus horarios de trabajo y de vida. Y, ahora, se enfrentan a más ajustes.

El desafío de las empresas será entonces facilitar este cambio cuando sea seguro hacerlo con mayor flexibilidad y mínima interrupción.

Las empresas que cuentan con líderes con una mente abierta y que son receptivas al cambio podrán distinguirse como empleadores preferidos durante este período de transición y más allá.

Standard Chartered, empresa que cuenta con la Certificación de Great Place To Work®, es un banco internacional presente en 59 mercados. Tiene cinco oficinas en todo el mundo, 1.000 empleados en Estados Unidos y la mayoría de su personal no necesitará estar en la oficina a tiempo completo debido a su modelo de trabajo híbrido.

Julie Everitt, directora de recursos humanos de Standard Chartered Americas, habló recientemente con Great Place to Work sobre cómo las empresas pueden gestionar su transición hacia un modelo de trabajo híbrido exitoso:


1- Sé flexible y paciente

Esta transición será nueva para todos. Con un espíritu de apertura y transparencia, los lugares de trabajo deben aceptar el hecho de que no tienen todas las respuestas y abordar el cambio con una mentalidad de aprendizaje.

Si bien las oficinas de Standard Chartered en Estados Unidos actualmente solo están abiertas para aquellos que han sido vacunados, una decisión basada en los comentarios recibidos de parte de los mismos colaboradores, esta es una parte transitoria de su plan para dar la bienvenida a todo el personal cuando sea seguro hacerlo.

Investigar, resolver problemas y aceptar que el regreso a la oficina llevará tiempo es importante, especialmente, dado que el estado de las vacunas es solo uno de los temas que generan preocupación.

Los padres y cuidadores pueden estar preocupados por la logística de gestionar el regreso al lugar de trabajo mientras la organización para el cuidado de los niños sigue siendo complicada. Muchos trabajadores también pueden estar temiendo el regreso a un viaje largo y ocupado. Todas estas son preocupaciones válidas y requerirán cierta flexibilidad y paciencia para resolverlas.

Con más de 60 nacionalidades representadas, Standard Chartered, al igual que otros empleadores diversos, deberá manejar una amplia variedad de situaciones individuales con empatía y un alto nivel de acompañamiento y comprensión, en lugar de forzar el cambio rápidamente. Se necesitan pasos iterativos hacia adelante.

2- Construí confianza mediante herramientas de comunicación y feedback transparentes

Hemos visto a lo largo de la pandemia que ser abierto y transparente ha sido esencial para generar confianza, ya sea en las comunicaciones de las agencias de salud, los gobiernos o los empleadores.

• Encuestas de colaboradores

El uso de canales de comunicación, como encuestas de colaboradores y sesiones de feedback, para entender las preocupaciones de los empleados e identificar posibles desafíos es un primer paso clave para planificar una transición segura y sin estrés de regreso al lugar de trabajo.

“Nos hemos focalizado en los datos y la retroalimentación para comprender la mejor manera de emprender esta transición”, dice Julie. “El uso de encuestas para recopilar datos sobre el bienestar de los empleados, los niveles de vacunación del personal y para averiguar cuáles eran las principales preocupaciones, ya sean los traslados al trabajo, las medidas de seguridad dentro de la oficina o cómo equilibrar el trabajo y el hogar, ha sido una herramienta vital”.

• Preguntas y respuestas con expertos y líderes

Standard Chartered también experimentó con el uso de sesiones de preguntas y respuestas en vivo, cada una dirigida por un panel de expertos, ya sea de recursos humanos, TI u otras áreas del negocio, para responder directamente a las preguntas de los colegas.

Julie señala: “Es importante que los colegas entiendan los beneficios de volver a la oficina, que la interacción humana en última instancia contribuye a una mejor productividad y moral. Nos gustaría que la gente se sintiera alentada a regresar en el futuro, pero para hacerlo necesitan sentirse seguros de que nuestro entorno de oficina actualizado se ha diseñado teniendo en cuenta su seguridad”.


3- Establecé líderes de personas como administradores de la nueva normalidad

Las personas con responsabilidades gerenciales tienen un rol clave que desempeñar en una transición exitosa del trabajo remoto a la oficina o a un modelo híbrido. Pueden asegurarse de que los mensajes importantes se transmitan en cascada y se entiendan claramente, así como actuar como un punto de contacto capaz de obtener respuestas claras a las preguntas o inquietudes de los colaboradores rápidamente.

Durante esta transición, los líderes deben ser visibles, accesibles y receptivos. Ofrecer controles regulares uno a uno durante la transición es una forma de garantizar que los posibles problemas se identifiquen rápidamente y que las circunstancias individuales se puedan acomodar de una manera que se alineen con las necesidades de un equipo más amplio.

Las devoluciones anecdóticas de los líderes, junto con la información proveniente de Recursos Humanos y los datos de encuestas o preguntas y respuestas -para los cuales nuestra plataforma de encuestas Emprising™ es una herramienta ideal- de manera continua ayudarán a guiar la velocidad de la transición al modelo híbrido y suavizar cualquier punto débil que surja.

 

BANNER GPTW

4- Aprovechá el modelo híbrido para probar opciones para el regreso

Muchas empresas han aprovechado la oportunidad para modificar sus espacios de trabajo mientras sus colaboradores trabajaban de forma remota. Julie señaló que los cambios realizados inicialmente para crear un entorno de trabajo más seguro han tenido la consecuencia no buscada intencionalmente de facilitar la transición desde lo remoto.

“Los empleados no regresan exactamente al mismo espacio que dejaron, por lo que existe la sensación de que todos están en el mismo viaje de descubrimiento”, reveló Julie.

Pero ya sea que un lugar de trabajo haya sufrido cambios sustanciales o no, puede haber una ansiedad considerable entre los colaboradores acerca de cómo se sentirá realmente estar de vuelta en la oficina.

“Para ayudar con esto, organizamos una ventana emergente el año pasado en la que los colaboradores podían ingresar a la oficina de manera segura a la hora que les convenía, probar su entorno, ponerse al día con sus colegas y romper el factor miedo”, Julie explicado.

5- Seguí apoyando a los que quieren trabajar desde casa

Gestionar la eventual transición de regresar a la oficina requiere un esfuerzo coordinado entre las diferentes áreas de la empresa, incluidos recursos humanos, TI y comunicaciones. A su vez, la transición del trabajo remoto a la oficina no se puede gestionar centrándose solo en el cambio de volver a la oficina. Las necesidades de los colaboradores que se desempeñan desde sus casas y los que están en un modelo híbrido, más allá del lugar de trabajo tradicional, deben ser consideradas también.

Asegurarse de que los colegas entiendan las herramientas disponibles para ayudarlos a trabajar de manera efectiva a distancia y asegurarse de que sus lugares de trabajo en el hogar estén configurados correctamente, también son partes importantes de la transición.

“El año pasado ofrecimos a cada colaborador un pago único para ayudarlos a mejorar su ambiente de trabajo en el hogar”, dice Julie.

“Al apoyar a los empleados que aún no regresan a la oficina, así como a aquellos que seguirán trabajando una parte de sus horarios de forma remota, enfatizamos que todo el equipo es valorado, que confiamos en ellos y que queremos que prosperen, donde sea que estén trabajando”.

6- Ofrecé la opción sin crear división

Otra consideración importante es asegurarse de que la transición no cree una cultura de "nosotros y ellos" entre quienes regresan a la oficina de inmediato y quienes, por cualquier motivo, no pueden hacerlo todavía.

Los empleadores pueden evitar la creación de líneas divisorias entre los empleados remotos y presenciales al rediseñar el escenario para promociones y avances.

“Evaluar el desempeño durante todo el año, con un diálogo abierto y comentarios regulares ayudará a garantizar que cualquier problema o patrón se pueda identificar rápidamente”, dice Julie.

“El enfoque debe estar en los resultados tangibles, no en el lugar donde se realizó el trabajo”.

Mantener una conversación abierta y honesta también es un aspecto importante de la gestión de diferentes formas de trabajar mientras se subraya el valor de todos los miembros del equipo. Acordar objetivos compartidos con transparencia sobre lo que llevará a cabo quién y dónde, facilita la colaboración y la productividad.

“Podemos esperar que las circunstancias individuales, así como la situación general, continúen evolucionando. Entonces, los líderes deberán recordar a sus colegas que esta es una fase de transición en la que las diferentes personas se moverán a diferentes ritmos y que no hay nada de malo en eso”.

7- Mantené abiertos los canales de comunicación

“No podemos saber qué nos deparará el futuro, si podrían surgir más variantes y a qué desafíos deberemos adaptarnos en el futuro”, dice Julie.

“Como resultado, debemos mantener abiertos nuestros canales de comunicación para asegurarnos de que podamos ofrecer una guía clara y transparente para mantener a nuestros colegas seguros y que cualquier inquietud pueda ser entendida y abordada prontamente.

“Si hay problemas, no debemos tener miedo de abordarlos de frente, hay  experimentar, ser ágiles y trabajar juntos para encontrar la mejor solución que equilibre las necesidades del negocio y de los colaboradores”.

La eventual transición de regreso a la oficina, híbrida o no, será nueva tanto para los empleados como para los empleadores. Es comprensible que no sea un camino de rosas. Pero los empleadores que escuchen, sean flexibles y pacientes y se comuniquen de manera transparente durante esta transición podrán identificar un modelo que permita que cada colaborador individualmente, así como el negocio en su conjunto, prosperen.

¿Querés obtener más información sobre nuestras encuestas de clima para conocer la percepción de tus empleados en esta transición?

 Contactanos

 



 Reciba las últimas novedades
de Great Place to Work®